BARUM

A barumoꞌ, akꞌbir ku man, bʌkꞌ ku chiꞌik, kꞌʌn yekꞌer jach barum

El corazón de la Selva Mesoamericana

Una selva siempre verde que tiene un papel vital como pulmón ecológico del planeta y corredor biológico Mesoamericano que conecta la península maya y Centroamérica.

La fuerza de sus ríos, la inmensidad de sus bosques, y el aullido de saraguatos antes de que salga el sol, son inspiración de misticismo y leyendas, además de un despertar natural que nos invita a disfrutar de cada nuevo amanecer en la selva.

 

Nuestra ruta será completamente interna en la Lacandona, a través de sus caminos y senderos alejados del turismo masificado.

Centinelas de la Naturaleza

Los Lacandones representan una de las poblaciones indígenas más comprometidas con la conservación, pioneros en el manejo ancestral de la vegetación resistiendo el contacto de la modernidad para mantener la diversidad biológica de su territorio, actualmente trabajan con diversas organizaciones ambientales para el monitoreo y protección de la Selva.

Seremos partícipes de actividades de restauración de la vegetación, desde la recolección de pequeñas semillas de árboles nativos, visitando sus viveros tradicionales y reforestando especies prioritarias para la conservación, dejando un pequeño legado de cada visitante en éste lugar único del planeta, además del valor ritualístico y espiritual que representa de acuerdo a la cosmovisión maya.

886546_10151386873462857_193894259_o.jpg

Un espectáculo permanente de Colores y Vida

La flora exuberante que cubre desde el milímetro más próximo al suelo hasta los estratos aéreos donde la vista se difumina son el paisaje de las zonas más internas que podremos visitar, árboles de hasta de 50 metros de altura que sirven de sustento a cientos de especies de helechos, orquídeas y bromelias.

Aves de múltiples colores, pequeños reptiles e insectos se refugian en éstos paisajes, además de mamíferos y reptiles que transitan discretamente senderos y cuerpos de agua, que podremos llegar a vislumbrar con paciencia y la guía de los habitantes locales.

Voces e historias que siguen naciendo

La Selva Lacandona es el único sitio natural habitado por descendientes mayas que aún conservan sus tradiciones culturales, fieles guardianes de los vestigios de la cultura Maya, cuya la vestimenta tradicional, lengua, artesanía y rituales, comparten con quienes visitan y escuchan respetuosamente sus relatos.

Pero también la Selva es fiel testigo del paso de generaciones, Monumentos que yacen durmientes entre los árboles, además de otros vestigios entre las paredes de montañas y lagunas, conviven con comunidades zapatistas de indígenas zeltales que también tiene una historia particular que contar y un futuro en la conservación del que son parte actualmente.

998575_436786793092307_117562376_n.jpg

Una experiencia que preserva éste rincón del mundo

Nuestro compromiso con la sostenibilidad y conservación ambiental se plasma en minimizar los impactos negativos, para el ambiente y las comunidades que genera las actividades turísticas; construir respeto y conciencia ambiental y cultural, así como proporcionar experiencias positivas tanto para los visitantes como para los anfitriones.

Para mantener el trabajo y dignidad de las comunidades que coexisten con el ambiente proporcionar beneficios financieros directos para la conservación y fortalecer la participación en la toma de decisiones de las comunidades locales, así como participación directa en actividades de conservación de flora y fauna.